Teniendo en cuenta los gustos, intereses y habilidades de la persona afectada de Alzheimer o demencia se podría realizar:

  • Refranes, cancionero, poesía, chistes, adivinanzas.
  • Puzzles adaptados (encajes grandes, elementos poco infantiles y que sean de su interés.)
  • Música (cantar, escuchar): se puede hacer reminiscencia recordando el pasado y recordar letras de las canciones. Si por ejemplo se es religioso/a, cantar ritos de la iglesia.
  • Por ejemplo, recordar tablas de multiplicar cantando.
  • Ubicar siempre en el día, mes y estación en el que estemos. Colocar algún calendario visible y que rodee con un círculo el día en el que se encuentra.
  • Paseos: en las salidas se puede indicar hacia dónde vamos, leer carteles, pasar por lugares conocidos.
  • Utilizar álbum de fotos, recordando personas, vivencias etc.
  • Pintar y recortar.
  • Realizar ejercicios de psicoestimulación. En la web hay mucho material que se puede consultar como, cuadernos de repaso de Fundación Ace, cuadernos de Estimulación Cognitiva (Esteve), Cuadernos Rubio “Estrena tu mente” etc.
  • Cuide muy bien su condición física y médica
  • Evite cosas que no pueda realizar.
  • Si es posible, duerma por lo menos unas 6 horas cada noche.
  • Aprenda a aceptar ayuda y respetar la forma en que otras personas se la brindan.
  • Desarrolle y mantenga un plan de diversión para usted como: el ir al cine, salir con los amigos, ir de compras, pasear con los amigos o algún familiar.
  • Nunca se sienta culpable cuando sale y disfruta de algo.
  • Busque y cultive el trato con nuevas personas.
  • Aprenda todo lo que pueda acerca de la enfermedad.
  • Acérquese a un Grupo de Apoyo, comparta sus experiencias, aprenda de ellos y aprenda también a ayudar a los demás. Será gratificante.
  • Procure estar siempre de buen humor, es lo mejor.
  • Evite el uso de alcohol como medio para liberarse de las fatigas y tensiones.
  • Que no le de pena pedir ayuda. Si hay otros miembros de la familia que pueden ayudarle, hágaselos saber de manera franca, lana y directa.
  • No se sienta mal ni recrimine a las personas por no ayudarle. No rompa su relación con ellas. No todas entienden. Tome en cuenta que tal vez no comprendan de momento, posiblemente más tarde, algún día se den cuenta y cambien de opinión.
  • Dale un reconocimiento por lo que hace. ¡Se lo merece!

ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN CON LA PERSONA CON ALZHEIMER

La progresiva pérdida del lenguaje expresivo genera, tanto en la persona con Alzheimer como en el cuidador, sentimientos dolorosos y ambivalentes. Esa progresiva incapacidad coloca a las personas de su entorno en la necesidad de aprender unas nuevas formas, distintas y más apropiadas de dar y recibir mensajes.

Involución del lenguaje según estadios de la enfermedad

FASE LEVE. GDS 3/4: Los trastornos del lenguaje son sutiles. IDficultad para encontrar las palabras adecuadas (anomia), con interrupciones frecuentes o leve tratamudeo. Empleo de palabras “esto”, “eso” para referirse a objetos. Tendencia a divagar. Ideas fijas repetitivas. Lentitud paulatina para la comprensión. AFASIA ANÓMICA.

FASE MODERADA. GDS 4/5: Marcada pobreza en el lenguaje espotáneo. Errores frecuentes de expresión ocasionan un lenguaje incomprensible y estereotipado. La comprensión se afecta pero sigue siendo capaz de repetir, apareciendo en ocasiones la “ecolalia”, o repetición automática de lo que dice el interlocutor. AFASIA SENSORIAL TRANSCORTICAL.

FASE AVANZADA. GDS 6/7: Reducción de todas las capacidades lingüísticas, tanto en la comprensión como en la expresión. AFASIA GLOBAL.

Existen casos atípicos en los que predominan ciertas manifestaciones progresivas, asemejándose a las lesiones cerebrales focales. En estos casos, la alteración se centra en el lenguaje, mientras que la memoria y el resto de capacidades están, en compración, relativamente preservadas.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿El enfermo de Alzheimer se entera de lo que pasa? ¿Sufre?
Esto dependerá de las alteraciones cognitivas que tenga cada paciente y del estadio de la enfermedad en que se encuentre. A pesar de ello, debe tenerse en cuenta que el enfermo percibe la situación desde las coordenadas de un cerebro dañado, por lo que la angustia y sufrimiento siempre será mayor en la familia.

¿Debemos informarle de los fallecimientos de los familiares?
El paciente tiene derecho a saber lo que osurre si puede entenderlo. No obstante, en la práctica, algunas familias deciden no informar a su familiar enfermo con el fin de evitarle un daño emocional.

¿Hasta cuándo debe estar solo en su domicilio?
La respuesta es delicada pues la persona con Alzheimer, a menudo, se niega a los cambios en su vida y, por otro lado, es importante fomentar su autonomía. Sin embargo, debido a los riesgos que conlleva vivir solo, lo más recomendable es que conviva desde los inicios con alguna persona que le potencie sus responsabilidades y le supervise lo que necesite.

¿Le cambia el carácter a la persona con Alzheimer?
La enfermedad de Alzheimer acentúa y exagera el carácter previo del enfermo, pero en algunos casos provoca un cambio de carácter y personalidad. Por ejemplo, la persona que ha sido dominante, autoritaria y con la enfermedad se vuelve dócil y cariñosa.

¿Es conveniente llevarle a un centro de día?
El paciente debe mantenerse activo el mayor tiempo posible, por tanto, este tipo de centros son muy interesantes porque aplican programas de estimulación cognitiva que potencian las capacidades conservadas en cada enfermo. Al mismo tiempo supone un recurso muy útil para el descanso del cuidador principal.
La experiencia de los centros de día refleja que sacar al paciente de su domicilio puede provocar algún trastorno superable transcurrido el período de adaptación.

/* JS para menú plegable móvil Divi */